Cuando una marca comienza a ser reconocida, comienza a realmente posicionarse y tener reputación, esta deja de ser lo que nosotros como compañía queremos que sea, y se convierte en que los consumidores ven que es. Esto implica necesariamente, que los mayores enemigos de nuestras marcas, somos nosotros mismos (David Mark Corbin, lo relata en detalle en su libro PREVENTING BRANDSLAUGHTER) y desde aquí la importancia de la «integridad», en como llevamos nuestro propósito a los hechos reales y concretos, donde nos vinculamos con nuestros usuarios. Los invito a ver un par de casos muy actuales que hablan sobre integridad de marca y la importancia de trabajar este concepto en cualquier organización.

Leave a Reply